Medio ambiente y reciclaje

Más por menos

A riesgo de sonar ingenuos, nos atrevemos decir que en HANSA amamos el agua como algunas personas podrían amar, por ejemplo, el oro. Ingenuos o no, este romance es el motivo por el que no creamos tecnología sin su base ecológica. Todo se remonta a 1962; el año en el que creamos nuestro primer grifo monomando, diseñado estrictamente para ahorrar agua y energía.  Posteriormente, a 1976, HANSA presentó los grifos sin contacto electrónicos a los mercados europeos de HVAC.  La ambición por desarrollar soluciones de ahorro de agua y tecnológicamente avanzadas se convirtió en el centro de HANSA, la ideología que nos ha impulsado a crear los grifos con diseño contemporáneo más fáciles de utilizar. Para que pueda disfrutar mejor del gran lujo llamado agua, el producto básico más valioso del mundo.

HANSA representa un ejemplo cuando se trata de reconciliar tecnología moderna con valores ecológicos. Además de tecnología de metales y de compuestos, HANSA es la empresa líder del mercado de grifos electrónicos. La electrónica mejora la seguridad, añade características operativas inteligentes, mejora la facilidad de uso e higiene y evita el desperdicio de agua hasta en un 50 % comparado con grifos más tradicionales.

Desarrollamos nuestro conocimiento sobre el medio ambiente de acuerdo con el principio de mejora continua. Nuestra meta consiste en lograr “más por menos” durante todo el ciclo de vida de nuestros productos y evitar cualquier daño al medio ambiente derivado de nuestras operaciones. Todo nuestro trabajo tiene como elemento central partes interesadas internas y externas, y los sistemas medioambientales cubren todo el proceso, desde el desarrollo de producto hasta el servicio postventa. Proporcionamos abiertamente información fiable sobre estándares de calidad y medioambientales.

Es necesario realizar importantes inversiones y utilizar la mejor tecnología disponible para minimizar el impacto medioambiental de los procesos de fabricación utilizados en varias de las operaciones de HANSA.

Reciclaje

Ya que HANSA es una empresa responsable medioambientalmente, esperamos que todos los productos sean eliminados de forma apropiada al final de su vida útil. Un principio importante de nuestro programa medioambiental consiste en reciclar todos los materiales. Los materiales que no pueden reciclarse deben utilizarse para la producción de energía.

El material principal utilizado en los grifos es el latón, que puede reciclarse. La mejor forma de eliminar los productos utilizados al final de su ciclo de vida consiste en llevarlos al emplazamiento de reciclaje de metales más cercano.

El plástico que utilizamos en nuestros productos es principalmente termoplástico y por lo tanto reciclable. Una excepción son las mangueras de duchas de plástico, que están fabricadas de plástico PVC. Pueden desecharse en un vertedero.

Casi todo nuestro material de embalaje está basado en fibra y es reciclable. Las piezas de plástico pueden incinerarse y utilizarse como energía.